Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

Belgrano de Cordoba - Soy Celeste

En Belgrano imaginaban como escenario más que probable el hecho de tener que indemnizar a Anderlecht por interrupción de contrato. Que sean 500 mil euros lleva un poco de alivio aunque tampoco es gratis. ¿Tendrá consecuencias en la dirigencia este incidente? Por Federico Jelic. 

Al fin está apareciendo Matías Suárez. La gran apuesta de la dirigencia de Belgrano en 2016 de a poco va pagando con frutos su onerosa contratación. Que tuvo vaivenes, decepciones, críticas y también especulaciones al respecto pero que parecen estar al margen del análisis del hincha que se queda siempre con la última imagen. Porque lo que fue un escudo protector también se convirtió en lastre cuando los resultados no llegaban.

Y eso que en la semana llegaba la peor noticia desde el Tribunal de FIFA: Belgrano y Suárez están obligados a resarcir económicamente a Anderlecht de Bélgica, por la interrupción unilateral del contrato cuando contaba con vigencia. La suma a indemnizar no es tan poderosa como se especulaba: 500 mil euros (casi 10 millones de pesos) pero por Alberdi aseguran tener un plan de contingencia ante esa eventualidad. Hay satisfacción porque pudo ser peor.

Lo cierto es que Suárez le marcó el gol a Huracán de Parque Patricios antes del final del torneo y el elenco que conduce Pablo Lavallén termina el 2017 en zona de Copa Sudamericana, a un solo punto de la Copa Libertadores. Escenario impensado al inicio de todo, cuando reinaban los pronósticos agoreros, mientras se remodelaba la localía y AFA seguía ensañada con los castigos por la muerte por linchamiento del hincha Emanuel Balbo en el Mario Kempes. Por eso, hay más alivio en el ánimo del hincha a pesar de la nueva deuda que contrajo la institución celeste. Pero, ¿tendrá consecuencias políticas?

Suárez para todos

Cuando Suárez retornó al club hubo algarabía en Alberdi. Y también desde la dirigencia, que políticamente sumaba el bastión más importante y demagógico de todos, con regreso del último ídolo del club a su casa. Aplausos y elogios. No se trató ni de compra, ni de préstamo ni de ningún otro acuerdo. Belgrano se hacía de los servicios del delantero porque el propio jugador quería abandonar Bélgica de una vez por todas, extrañando la idiosincrasia cordobesa, después de tener un ciclo cumplido en aquel país europeo, según su descargo.

Pero claro, como tenía convenio firmado, se trató de una “rescisión” simbólica, porque por una de las partes que no volvió a presentarse a entrenar y viajó intempestivamente a su país de origen, casi a modo de abandono. Y claro que esta acción no cayó bien a los belgas, que a pesar de tenerlo entre sus ídolos (ganó títulos locales y destacadas participaciones en Liga de Campeones y Copa UEFA), hicieron valer sus derechos correspondientes. Tan querido era Suárez en Anderletch que nunca quisieron negociarlo a pesar de tener pretendientes de otros campeonatos europeos.

La cuestión es que tarde o temprano la bomba iba a explotar. Nadie se va de un club así por qué sí, evitando alguna consecuencia. Los tiempos han cambiado en el futbol y más allá del amparo que tienen los futbolistas para desempeñar sus funciones y su derecho de trabajo, siempre se acomoda una reparación económica a favor de los clubes propietarios de su ficha económica y sus derechos federativos. Como pasó en este caso.

Es decir, la Justicia no puede inhabilitar al futbolista a trabajar, ni negarle su pase o transfer internacional, pero puede apelar por una indemnización por los daños ocasionados.

Y así fue: la vedad, no es para lamentar demasiado, porque desde el seno de la dirigencia entienden que pudo ser peor. Serán 500 mil euros los que tendrá que abonar Belgrano como solidario responsable en la casa (la demanda cae sobre Suárez), algo así como nueve millones y medio de pesos. Lo llamativo es que desde la asunción de Armando Pérez, su gestión siempre se destacó por la prolijidad numérica y la administración estable.

Este incidente sería el primero que involucra seriamente con una deuda importante a Belgrano. Pero no parece haber intranquilidad entre la cúpula directiva: evidentemente, previniendo esa latente posibilidad de sanción, contaban con algunos recursos o estrategia cuando saliera legalmente el fallo contrario de manera inminente.

Apelando y justificando

Aún quedan instancias legales de apelación en el mismo Comité Legal de FIFA en Lausana, que no serán suficientes como para rebatir la sentencia pero sí en función de demorar la ejecución del mismo. De todas maneras, es oportuno recordar que por momentos Suárez no contó con todo el aval de la gente. Su condición de ídolo le dio plafón para los primeros partidos, después cuando los resultados no aparecían y las lesiones hacían mella en su físico, los murmullos no faltaron desde la tribuna. Y eso sin contar las sensaciones cuando se conocieron detalles de su oneroso salario, que según algunos entendidos, contemplaba la posible sanción de FIFA a favor de Anderletch. Dicha versión nunca fue comprobada.

Suárez fue la sexta venta del gerenciamiento de “Córdoba Celeste” de Armando Pérez en Belgrano. Tenía apenas dos temporadas en el club, y los belgas se lo llevaron en 2008 por 1.200.000 dólares. Al otro año, el mismo país que tiene al flamenco como lengua nativa incorporó a otro valor de la cantera de los de Alberdi como Pablo Chavarría, por 1.100.000 dólares más el préstamo de Pier Barrios. Es decir, las relaciones bilaterales eran armónicas, con Pérez de figura clave en la mediación.

Suárez ya desde el 2015 pensaba en la vuelta a Córdoba, situación que no se pudo cristalizar por negativa del Anderletch, claro está. Pero al final el incumplimiento de contrato se llevó a cabo y es legítimo el reclamo.

¿Cuáles fueron algunos argumentos que planteó Suárez en su defensa? Que la decisión fue motivada en parte por la ola de atentados terroristas en Europa, donde Bélgica también fue víctima. Las masacres en Zaventem y Maelbeek (Bruselas) como ejemplos fundamentales. Este descargo no fue aceptado como válido por la FIFA, considerando que su lugar de residencia junto a su familia era un barrio privado y con seguridad las 24 horas en la capital belga, además de alegar con toda razón y justificación que “Argentina podía ser considerada aun más peligrosa que Bélgica”.

¿Costo político?

En Belgrano entienden que una vez conocido el fallo, la terminaron sacando barata. Anderlecht reclamaba una suma de seis millones de euros, equivalente al valor del pase de Suárez, de acuerdo a su propia tasación. En pesos, hubiera tenido que pagar la entidad de Alberdi ¡120 millones de pesos!

Pérez y su gente estaban asesoradas al respecto. Al final la sanción reparadora será de 500 mil euros, algo cercano a los 10 millones de pesos, cifra que duele pero que es ampliamente manejable y con asideros para negociar.

¿Costo político? Ya nadie dice en las tribunas del Gigante que Suárez es un ex jugador y que vive lesionado. Ahora lo disfrutan, con el gol que le hizo a Huracán y a Talleres en el penúltimo clásico. Repatriar al jugador era una jugada política y se sabía que esta indemnización era inevitable. Como se tomaron previsiones, Belgrano y sobre todo Armando Pérez más el presidente Jorge Franceschi parecen tener una vuelta de tuerca para poder afrontarlo y evitar salpicaduras en su gestión.

La #AppDeBelgrano

Disponible en Google Play

Descarga ahora mismo la aplicacion de Belgrano.
¡Te informamos las noticias al instante!

#Fixture


banner tdh general paz grande