Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

“Desaparecidos” como asociaciones civiles al decretarse sus respectivas quiebras, Belgrano y Talleres “revivieron” gracias a los gerenciamientos. Mientras uno transita la última etapa y logró achicar el pasivo, el otro aún no da en la tecla y su situación es inestable.

Informe Especial de LA MAÑANA DE CÓRDOBA.

Gabriel Rodríguez - grodriguez@lmcordoba.com.ar
Federico Jelic - fjelic@lmcordoba.com.ar

En el mundo del fútbol los gerenciamientos no son bien vistos, ya sea por los “negocios” que se dice traen los empresarios o por aquel miedo de los dirigentes que ven a esos gerenciamientos como una situación inevitable.

La ley de salvataje de entidades deportivas, 25.284, aprobada entre “gallos y medianoche” para salvaguardar a Racing Club, benefició “sin querer” a Belgrano primero y a Talleres después. Hoy, varios años después el Celeste está muy cerca de volver a ser un club; mientras el albiazul transita uno de los peores momentos institucionales, si no el peor.

El “11-S” de 2001 es conocido como el día que cayeron “las Torres Gemelas” y el 18 de setiembre de ese año fue Belgrano el que cayó al pozo. Gregorio Ledesma, por entonces presidente del club, decretó la quiebra del club. Las malas lenguas apuntaron al peruano Eddy Carazas, quien solicitó a la Justicia esa acción por una deuda de 15 mil pesos.

Talleres quebró el 28 de diciembre de 2004, un Día de los Inocentes, como una broma del destino, a partir de ahí nunca pudo estabilizar su rumbo institucional. El presidente en funciones en ese momento era Alvaro Díaz Cornejo, quien asumió de manera interina, tras la licencia pedida por Carlos Dossetti.

Beatriz Mansilla de Mosquera a cargo del Juzgado de 7ª Nominación Civil y Comercial, toma la quiebra celeste y llama a la conformación de un fideicomiso deportivo, que tendría la misión ser el “brazo de la ley” y conducir los destinos del club hasta abrir el proceso licitatorio para un gerencimiento. José Rufeil, Marcelo Badra y Fabián Barberá fueron convocados para tal fin y al día de hoy, ese órgano fiduciario (sin el despedido Rufeil) se mantiene en su puesto.

Agobiado por los tiempos (a días del inicio de la pretemporada del plantel profesional), antes de la feria judicial, el juez Carlos Tale, quien maneja la quiebra del club albiazul, crea el fideicomiso, y aparecen en escena el contador José Preve, el abogado Jorge Nasser y el idóneo deportivo Mario Sarrá, elegidos por concurso. Pero ninguno permanece en su cargo.

Unicos oferentes. El 20 de junio de 2002, y cuando parecía que Belgrano iba a remate, “Córdoba Celeste SA en formación” fue el único oferente (el otro interesado, Armando Pérez se había bajado) y el ganador de la licitación, con Norberto Castaños, Luis Manzanares y Carlos Bustos como las cabezas visibles.

En enero de 2005, los socios “Notables” de Talleres dirigen al club seis meses, pero el juez le otorgó una concesión provisoria al empresario Carlos Granero. Se abre el llamado a licitación, y al ser Granero el único oferente, la Justicia lo elige para manejar Talleres hasta 2009, abonando un canon semestral de 200 mil pesos.

Las peleas internas fueron otro tema. Mientras Manzanares y Bustos se “deshicieron” de Castaños en 2003 y quedaron al mando de Belgrano; Granero debió lidiar con muchos frentes: denuncias penales por parte de los ex presidentes Miguel Srur y Egidio Heyd y del grupo de socios “La Causa”: pedido de Jury al juez, demanda por administración fraudulenta y falsedad ideológica al fideicomiso.

A esa altura, ¿qué pasaba con la deuda? Belgrano se mantenía con la venta de Rubén Gómez a Ucrania y Talleres con la de Facundo Erpen a Estados Unidos.

El 29 de junio de 2005 Armando Pérez le compra a Manzanares el 70 por ciento de Córdoba Celeste en 1,5 millón de dólares.

En 2008, llega Carlos Ahumada como accionista mayoritario de Ateliers comprándole a Granero también el 70 por ciento del paquete. Meses después ambos y en su momento, se quedarían con “toda la torta”.

El ciclo de Pérez arrancó exitosamente porque Belgrano ascendió en 2006 y potenció jugadores que más tarde se venderían en cifras astronómicas.

En el caso de Ahumada, su ciclo empezó a transitar por caminos de incertidumbre (más allá de reabrir la Boutique), con escándalos y controversias con la Justicia, rompiendo todo tipo de relaciones.

Socios del quebrado Belgrano pretenden que Pérez sea presidente en 2011 (fecha en la que debe dejar el gerenciamiento), pero el mismo Pérez aún no definió su futuro.

Ahumada abonó el canon por adelantado, y Tale decretó seis meses de extensión al proceso, aunque el argentino-mexicano ya anunció que pretende continuar hasta 2014.

Talleres no realizó grandes ventas y el pasivo sigue creciendo. Están pendientes en la Justicia los 5 millones de pesos que el empresario Jorge Petrone le debe al club, y para paliar el pasivo, el juez pretende liquidar el predio de las 24 hectáreas. Hay un “rojo” de 30 millones de pesos. Hasta el momento, sólo hubo dos distribuciones para los acreedores, por un poco más de un millón de pesos.

Todo lo contrario fue Belgrano. Bajó la deuda, canceló los “pronto pago”, ha abonado más del 60% del pasivo y con una venta más de un jugador podría levantar la quiebra, cuyo monto con la reducción del 40% alcanza poco más de 3,5 millones de pesos.

Dos gerencimientos, dos experiencias.

altPASO A PASO :: CELESTE

• En 2001, la deuda verificada ascendía aproximadamente a 22 millones de pesos.

• La quiebra recayó en el Juzgado de 7ª Nominación, a cargo de Beatriz Mansilla de Mosquera.

• El 20 de junio de 2002, Castaños, Manzanares, Bustos, Reyna y Oliva conforman Córdoba Celeste SA y gerencian Belgrano.

• Se estableció un canon semestral de 250 mil pesos para la B Nacional y de 500 mil para Primera.

• El primer gran ingreso es por la venta de Rubén Gómez a Ucrania en 200 mil dólares en 2003.

• A fines de ese año, Castaños rompe con Manzanares y Bustos que se quedan con Córdoba Celeste.

• El juvenil Javier Liendo es tentado por el empresario Daniel Comba y se lo lleva de Belgrano. Nunca pudo volver a jugar oficialmente.

• El 29 de junio de 2005, Armando Pérez compra el 70porciento de la gerenciadora de Belgrano en 1,5 millón de dólares a Manzanares. Meses más tarde se quedaría con el otro 30porciento.

• La quiebra cambia de manos, pasa al juez Saúl Silvestre.

• En 2007 se realizaron tres proyectos de distribución por casi 10 millones de pesos, cancelando las acreencias privilegiadas.

• Por diferencias con Pérez, el juez pide la renuncia del fiduciario José Rufeil. Nadie ocupó su puesto.

• En junio de 2008 Pérez, después de algunos amagos de renuncia, confirma que completará su período hasta 2011.

• En 2008 se vende a Matías Suárez a Bélgica a cambio de 1,2 millón de euros, de los cuales 291.465 ingresan a la quiebra.

• El pasivo actual, con la reducción de ley del 40porciento es de 3.787.000 pesos. Eso arrojó el 14º y último proyecto de distribución de fondos.

17 CUERPOS TECNICOS CELESTES

• Jorge Ginarte
• Jorge Guyón-Luis Sosa
• Omar Labruna (dos ciclos)
• Pedro Marchetta
• Marcelo Bonetto
• Néstor Craviotto
• Angel Solazzo
• Julio Zamora
• Mario Griguol
• Carlos Ramacciotti
• Daniel Primo
• Jorge Guyón (varios ciclos)
• Francisco Ferraro
• Jorge Guyón-Angel Solazzo
• Mario Gómez
• Dalcio Giovagnoli
• Daniel Primo-Germán Martellotto

La #AppDeBelgrano

Disponible en Google Play

Descarga ahora mismo la aplicacion de Belgrano.
¡Te informamos las noticias al instante!

También te puede interesar...

#Fixture