Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

Belgrano de Cordoba - Soy Celeste

El DT mete mano en el equipo y hace variantes en todas las líneas. “Cocay” Salas jugaría de volante derecho.

El sol castigó con fuerza y entre el calor y la humedad, hicieron despertar a todos los mosquitos de Villa Esquiú. Ya no hubo la veintena de medios que se agolparon en su presentación, pero sí fue tiempo de un nuevo ensayo futbolístico de Belgrano, el que ahora tiene vestido con el buzo de entrenador a Ricardo Caruso Lombardi.

Después de la entrada en calor y de algunos ejercicios en espacio reducido, fue el tiempo del ensayo futbolístico. Antes de empezar, el nuevo técnico del Pirata habló en el centro de la cancha 1 del predio Armando Pérez con los jugadores de pechera celeste (los titulares) y después lo hizo con los de rojo (los suplentes). Gesticuló, sonrió como siempre y dio muchas indicaciones antes de parar los equipos.

Mientras habló con los suplentes, la mirada de los pocos presentes se posó en Juan Salas. Porque “Cocay” se paró para el lado de los titulares. Vino el tiempo de las indicaciones y el arranque de la práctica. Allí, el lateral derecho se ubicó unos metros más adelante y se paró como volante por el sector. Sorpresa y media para todos, porque no es una posición habitual del futbolista de Villa Allende, pero el DT lo vio y apostó por él.

Así, con Salas por derecha, el segundo ensayo del entrenador mostró en cancha a este “11”: Rigamonti; Vázquez, Erramuspe, Novillo y Quiroga; Salas, Rivero, Bernardello y Techera; Luján y Vegetti. Moviendo claramente las piezas y dándole su impronta al equipo que saldrá a jugar mañana ante los santiagueños.

Trabajo e indicaciones Caruso paró una y otra vez la práctica que se extendió por más de dos horas. Les habló a todos, trabajó el balón detenido y les indicó lo que cada uno debía hacer en las jugadas. Hubo tiempo para ver un golazo de Techera y algunas buenas revolcadas de Rigamonti.

Su tonada porteña se sentía con claridad cada vez que gritó y cada vez que les habló a los futbolistas. Las jugadas en ataque se repitieron una decena de veces y las de defensa igual, como para que todos sepan qué hacer en esas circunstancias.

“Me gusta donde me hace jugar, la verdad es que estoy cómodo”, dijo Luján a la salida de la práctica, mientras las sombras de la noche ya le empezaban a ganar a la luz del día. “El Gato” se refería a esto de ser un segunda punta, el compañero de Vegetti en la ofensiva y el que comanda la salida rápida del equipo.

Los jugadores coinciden en que “descomprime” la presencia de Caruso y que “es simple y te deja jugar”. Es la era del nuevo entrenador que tendrá su presentación en sociedad ante Mitre de Santiago del Estero mañana las 21.10 en el Gigante de Alberdi.

Hoy, por la tarde, volverá a estar al frente del plantel en el último trabajo antes del debut. Será una práctica a puertas cerradas en el Gigante, donde se escenificará la primera prueba de fuego para tratar de enderezar el rumbo que el equipo tiene en estos días. Tras este partido, el Pirata se despedirá del 2019 jugando el sábado 30 de este mes, a las 19.10, ante Estudiantes en Caseros.

Más de un millón de euros pagados por el pase de Matías Suárez

Finalmente, Belgrano terminó de pagar el 1.212.225 euros que le costó el pase de Matías Suárez tras el fallo adverso en el TAS por su salida del Anderlecht de Bélgica y su llegada al Pirata. “Oreja” en 2016 dejó Europa y regresó al país aunque le restaba un año de contrato. Allí el Pirata se hizo solidario con el jugador y los belgas accionaron contra el club. La Justicia dictaminó que debía pagar y así fue que en cuotas se abonó esa suma que equivale casi a 1,4 millón de dólares. El delantero fue vendido a River en enero pasado en 2.850.000 dólares, dinero que sirvió para pagar esta multa y cuentas pendientes del momento.

La #AppDeBelgrano

Disponible en Google Play

Descarga ahora mismo la aplicacion de Belgrano.
¡Te informamos las noticias al instante!

#Fixture