Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

Belgrano de Cordoba - Soy Celeste

Estaba 0-2 y Luján era la única esperanza. Una atajada de Rigamonti y el ingreso de Lencina despertaron a la “B”. Luego, explotó Vegetti y llegó al 2-2 celeste.

La mitad del vaso lleno y la mitad que está vacía pone a pensar al Mundo Belgrano, pero también a quienes son encargados de ponerlo en escena. No hay dudas de que al entrenador Alfredo Berti y a sus dirigidos les cerró mucho más el Belgrano que pasó del 0-2 inicial con pronóstico de goleada por parte de Independiente Rivadavia al que cerró el juego con un 2-2, que podría haber sido victoria si no le hubieran anulado los dos goles posteriores al empate.

Sin embargo, las imágenes del final tardaron muchísimo en llegar. Y el disparador fue no tradicional ya que ocurrió recién cuando ya había iba una hora de juego.

En ese instante, el partido se iba con el mano a mano de Gonzalo Klusener contra César Rigamonti. Listo para gatillar como lo había hecho en el primer minuto de juego (error del debutante Bruno Amione en la salida), el ex-Talleres se dispuso a ejecutar a Belgrano. “Riga” fue hacia el otro lado, pero con su pie derecho dejó el marcador en ese 2-0 parcial al que Independiente había llegado por otro error, en el inicio de una jugada.

Ahí despertó Belgrano, cerca de la nada. ¿Había necesidad? Está claro que no y que será materia de discusión en la semana para los protagonistas. Pero la gran acción del arquero, dio origen al primer acto futbolístico asociado y serio que necesitaba Belgrano: el ingreso del juvenil Joaquín Lencina, quien se convirtió en socio de todos. En la jugada siguiente a la atajada del “1”, fabricó el penal con el que llegó el descuento y la vuelta de Belgrano al partido. Luego, hizo echar a Raúl Colombo.

El pibe se asoció a Luján, tremendo por la banda izquierda, se mostró ubicable para Bernardello, tocó con Maximiliano Lugo y Cristian Techera. Y lo más importante: también tenía en la mira a Vegetti. Recostado sobre la izquierda controló una pelota casi perdida y la puso en la cabeza de Vegetti. Así Belgrano se lo llevó por delante a Independiente, que debió apelar a la figura de Aracena para evitar la derrota. En uno de los goles que anuló a Vegetti, fue terrible su reacción para desviar el tiro de Luján hacia el travesaño.

¿Punto de inflexión?

No es una cuestión táctica sino estratégica. El Belgrano de la salida “limpia” arrancó perdiendo, casi fue goleado y desde el juego, “renació” desde la hora de partido. Los cambios resultaron tras esa atajada de Rigamonti y la movilidad de Lencina, pero el riesgo le ha hecho perder puntos. ¿Lo seguirá manteniendo? ¿O será suficiente con tener respuestas como la de ayer desde el banco hasta que su plan original, le salga?

Belgrano puede ser un conjunto de ataque, pero aún no tiene el juego y la salida que deben identificarlo como tal.

La #AppDeBelgrano

Disponible en Google Play

Descarga ahora mismo la aplicacion de Belgrano.
¡Te informamos las noticias al instante!

#Fixture