Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

Belgrano de Cordoba - Soy Celeste

Daniel Primo, coordinador de juveniles, asegura que el descenso no afectará el proyecto de inferiores.

El descenso fue un duro golpe para Belgrano y que sacudió las estructuras del club. Incertidumbre por un lado y muchas preguntas sin respuestas se esparcieron por el aire de Alberdi y el predio de Villa Esquiú. Mundo D dialogó con Guillermo Primo, coordinador general de las divisiones juveniles del Pirata, sobre la forma en que repercutió el descenso entre los más jóvenes del Celeste.

“Hoy por hoy, estamos aún en competencia y no tenemos claro cómo será lo que viene. Todavía nos quedan tres partidos (Colón, Argentinos y Boca), y la cuarta debe disputar la final para clasificar a la Copa Libertadores. Por eso es que el descenso aún no se siente. Entiendo que Belgrano va a seguir por el mismo camino, este es un proceso de divisiones inferiores de muchos años y sé que vamos a seguir protegiendo a los futbolistas en formación”, sostuvo Primo.

La B Nacional tiene una competencia propia, pero “aún no está claro cómo será el torneo”, indicó el coordinador, quien aseguró: “El club seguirá manteniendo la jerarquía y la inversión para que los jugadores se sientan cómodos y den lo mejor. Seguramente, va a cambiar el nivel de los oponentes y a lo mejor la calidad de los escenarios en algunas situaciones”.

Canchas en otras condiciones y rivales menos preparados para disputar el torneo de juveniles es lo que le espera al Pirata, pero aún no es una realidad, sino que es lo que viene: “Esto es lo que nos cuentan y hasta que no lo vivís, no sabés qué es en realidad, es como debutar en la primera... porque el chico tiene un signo de interrogación hasta que debuta en el Gigante y con 30 mil personas en las tribunas... es así”.

“No debe ser traumático, sino que hay que seguir trabajando de la misma manera, algo que Belgrano hará para afrontar los partidos, más allá del rival, con el compromiso y con la responsabilidad de seguir aprendiendo y creciendo. Aquí no se trata de dramatizar, sino de trabajar y de crecer”, continuó Primo.

Un temor del socio es que los juveniles no quieran seguir en el club porque va a jugar en segunda, pero Primo entiende lo contrario: “Aquí, a la gran mayoría de los chicos que juegan en inferiores se les ha creado un sentido de permanencia, trasmitido por los ‘profes’, los empleados del club, los médicos y todos los que los rodean. Por eso no siento que los chicos vengan a pedir irse, sino que imagino lo contrario, que van a redoblar sus esfuerzos para ser jugadores de primera”.

Una complicación es la desaparición de la reserva: “Es así, porque es el paso previo a la primera que te daba una estimación distinta de cómo estaba el jugador. Porque el salto es muy grande entre la cuarta de AFA y la primera”. Sobre lo que se piensa hacer para sostener el nivel de los jugadores de reserva, dijo: “Armaremos un selectivo y trabajaremos en algún doble turno. Seguiremos dándole calidad a los entrenamientos, eso no se puede perder”.

“La cantera no se resentirá, te puedo garantizar que seguiremos manteniendo la calidad de trabajo, con los profesionales que tenemos, que están muy preparados para hacerlo”, concluyó Primo.