Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

Belgrano de Cordoba - Soy Celeste

Desde el oficialismo mantuvieron reuniones con socios y referentes políticos de la oposición, como para armonizar los ánimos después de la agitada asamblea.

Por Federico Jelic

La Asamblea General Ordinaria en Alberdi tuvo sus estruendos y consecuencias para la comisión directiva actual, que ahora buscará una nueva oportunidad en pos de la aprobación del ejercicio de Memoria y Balance, el mismo que los socios rechazaron más por caprichos políticos que por fundamentos generales.
El oficialismo tomó nota del rechazo general de la masa societaria y, a modo de aprendizaje, emprendió en estos días una serie de reuniones con diferentes sectores de la política y la oposición.

Es decir, ante la negativa, a modo de paliativo social y de imagen, resolvió mostrar otra cara ante las voces disidentes, lejos de la indiferencia que supieron mostrar casi a modo editorial en todo el proceso. La actitud les valió críticas, pero como hubo tiempos de primaveras en lo deportivo, lograeon una inmunidad que hoy ya no luce invulnerable. El descenso que les quitó escudos y protección, más la escasa reacción para evitar la situación, tiene a todos los integrantes de la comisión directiva en jaque, en el blanco de los disparos. Y eso abarca desde al presidente Jorge Franceschi hasta el ahora director ejecutivo e histórico líder de la conducción Armando Pérez.

Entonces, se planteó una ronda de charlas, una apertura dialéctica oportuna pero con fines políticos. La pérdida de la categoría terminó siendo un baño de humildad, un obstáculo social que ahora deberá remontar el presidente, con toda la presión de ascender en la B Nacional.

¿A qué se debieron estas conversaciones con la oposición? ¿Quiénes participaron? ¿Qué saldo quedó de esos intercambios de pensamientos, sobre todo deportivos? ¿Es una apertura nominal o real? Mientras tanto, desde la oposición siguen fustigando sin piedad los errores del descenso, entendiendo que no se trata de una nueva era de apertura e integración dirigencial, sino apenas un amplio muestreo de opinión.

Reuniones con la oposición

El vicepresidente Sergio Villella fue quien encabezó las reuniones con los distintos arcos políticos, como de representante del oficialismo. Dentro de las conversaciones, recibió a varios ex futbolistas con pasado también dentro del club como profesores o coordinadores. Entre ellos, Luis Sosa, Marcelo Bonetto y Germán Martellotto, con la salvedad de la negativa de asistir al cónclave del ídolo Luis Artime, uno de los protagonistas principales en la Asamblea, donde alzó la voz y calmó el ambiente caldeado.

Dentro de ese ámbito, hubo contacto con el abogado Federico Lazcano Colodrero, quien lleva adelante una denuncia contra la comisión por supuestas irregularidades por la venta del 50 por ciento del pase de Emiliano Rigoni, cuando fue transferido de Independiente a Zenit de Rusia. Dicho sea de paso, en esta semana amplió su declaratoria y apuntará a denunciar penalmente a los involucrados en esa operación, todos miembros de la comisión directiva.
También dialogó con otros referentes pero a modo de consenso, no de proyecto. Y está claro que se debe su propia reconstrucción interna. El descenso removió las estructuras y alteró los ánimos. Se llevó puesto a un ídolo del club como el mánager Juan Carlos Olave y a otro de los vitoreados por la tribuna como Gastón Turús, es decir, nadie queda exento del fracaso ni con la silla atornillada en el cargo.

¿Qué pasó con el “Luifa”? ¿Es cierto que declinó cualquier intento de reunión con Villella? Su nombre figura como uno de los favoritos del grupo “Amás Belgrano”, facción que se unió al oficialismo en las pasadas elecciones para alcanzar el poder. Pero no hubo acercamiento más allá de lo conversado en la Asamblea.

Dicho sea de paso, el propio Artime desmintió en sus redes sociales que no haya tenido voluntad de juntarse. Aunque lo cierto es que mantiene un distancia prudente con la comisión, pero sobre todo con el líder general, Armando Valentín Pérez. Desde otros lugares cercanos al oficialismo destacan que hubo un intento de convocar al máximo goleador de la historia del “Pirata” como vicepresidente en los comicios pasados, en la fórmula con Franceschi, cargo que rehusó aceptar, a modo estratégico político-diplomático.

El pronunciamiento actual del “Luifa” es no sumarse ahora a la comisión ni con un comité deportivo asesor en ese rubro ni como cara visible de algún proyecto institucional. Considera que Pérez nunca lo tuvo en cuenta y que ahora lo haría forzadamente o interesadamente como escudo ante los cuestionamientos. “No me han llamado nunca en 12 años, menos me voy a sumar ahora que el barco se está hundiendo”, dijo en su momento.

Pérez espera…

Más allá de que la cabeza del club es Franceschi, la omnipresencia de Pérez en Alberdi es algo que no se puede ocultar. Dicho sea de paso, ya anunció el empresario de los cosméticos que tiene pretensiones electorales el año próximo en Belgrano y, a pesar del descenso, cuenta con espalda como para intentar una vez más llegar a la conducción, con casi 80 años. Está claro que su figura tampoco escapó de la hoguera de las responsabilidades en el ánimo del socio en la Asamblea. Pero como se mantuvo ajeno en las decisiones en el último semestre, eso en parte le puede servir de expiación en este contexto desestabilizador.

¿Qué autocrítica hará Pérez? Curiosamente, con su perfil personalista y vertical para dirigir, Belgrano tuvo sus años dorados aunque también con frustraciones. Cuando no pudo apuntar a una re-reelección, dejó el mando en su discípulo Franceschi, con una línea de conducción renovada y la integración de nuevas camadas de dirigentes como los del grupo “Amás Belgrano”, con un pluralismo impostado. Ahí llegó lo peor. Las internas. Este grupo se sintió por momentos ninguneado por el hombre que no era presidente pero que digitaba todo como tal y hasta algunos miembros desde la dirigencia ya gestan en silencio y por lo bajo otro frente de combate electoral, sin Pérez. No en oposición directa a él ,pero con otra visión de conducción.

El desafío es retornar en un solo año a la Superliga, ya sabiendo que es utópico repatriar al DT ídolo Ricardo Zielinski, autor de la gesta perpetua en el Monumental ante River en la Promoción 2011. Y en esa cruzada parece estar más presionado Franceschi que Pérez.

La #AppDeBelgrano

Disponible en Google Play

Descarga ahora mismo la aplicacion de Belgrano.
¡Te informamos las noticias al instante!

#Fixture