Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

belgrano tigre

Belgrano se complica solo: ganaba 1-0, pero perdió 2-1 con Tigre, rival directo por la permanencia.

Parece mentira, cuando uno repasa los matices del año de Belgrano, que el equipo aún esté a tiempo de todo, pese a que el balance deportivo haya arrojado con claridad un saldo negativo, agravado por la caída de anoche frente a un rival directo como Tigre. Es que, en un fútbol de diferencias cada vez más expuestas, los equipos que están en la misma lucha le vienen dando chances que, en otras circunstancias, serían más lejanas.

Para la “B”, el año calendario de competencias oficiales se inició el 28 de enero en Bahía Blanca, con una victoria por 2 a 1 ante Olimpo, por la 13ª fecha de la Superliga 2017/2018. A aquel equipo que dirigía Pablo Lavallén había comenzado a dirigir seis fechas antes y se habían sumado como refuerzos Maximiliano Lugo, Jonás Aguirre y Mauro Guevgeozian.

Lavallén dirigió los primeros 15 partidos del año, con un saldo de cinco victorias, cinco empates e idéntica cantidad de derrotas. La última y más dolorosa fue 2-3 ante Temperley, el 12 de mayo, por la última fecha del pasado certamen.

Aquella noche, en Alberdi, la gente fue especialmente dura con Lucas Acosta, uno de los jugadores con mayor proyección, pero con responsabilidad en algunos goles que recibió el equipo. Después de aquella inesperada caída, que le impidió clasificar a la Copa Sudamericana 2019, el entrenador anunció su salida en una convulsionada conferencia de prensa, con argumentos para nada convincentes. “Veo una cierta resistencia de la gente, y yo no trabajo incómodo. Habíamos hecho una evaluación de qué posiciones teníamos que reforzar y de la base. Y hoy no hay ninguna certeza de las dos. Creo que quizá necesiten otro estilo de técnico”, explicó Lavallén.

Lo que siguió después fue bastante caótico: los jugadores fueron licenciados pese a que al calendario le quedaba un compromiso, por Copa Argentina, ante Platense. Darío Cavallo, DT de la reserva, asumió interinamente y tuvo que rearmar lo que quedaba del grupo con urgencia. La eliminación fue una consecuencia lógica.

Otra historia

Para encarar la temporada 20182019, la dirigencia buscó a Lucas Bernardi, un entrenador que no tenía el respaldo de los resultados y que fue resistido desde el principio. Tal como había presagiado Lavallén, el club no pudo retener a Cristian Lema, a quien se le venció el contrato. El defensor de fue al Benfica. El otro zaguero, Erik Godoy, tampoco se quedó. Con ellos se marcharon Jorge Ortiz, Guevgeozian, Jonathan Ramis, Joel Amoroso y Epifanio García. En contrapartida, el equipo de Bernardi sumó a César Rigamonti, Sebastián Olivarez, Hernán Menosse, Miguel Martínez, Martín Rivero, Gastón Gil Romero, Gabriel Alanís y Adrián Balboa.

La victoria 2-1 ante Talleres en el clásico amistoso que precedió al inicio del torneo le dio aire al entrenador. Sin embargo, los resultados no acompañaron a Bernardi. Durante su breve ciclo de ocho partidos, apenas ganó uno (2-1 a Estudiantes), empató cuatro y perdió los últimos tres en serie: el último 0-3 en el clásico oficial, lo que precipitó su silenciosa salida.

En su lugar llegó Diego Osella, con fama de ser un DT “sacapuntos”, lo que la “B” necesitaba. Hasta aquí, sumó un triunfo, dos empates y cuatro caídas. Poco, pero todos asumen que hace lo que puede con lo que tiene. Con el receso, y más con este pésimo cierre, tendrá barajar y dar de nuevo.

La #AppDeBelgrano

Disponible en Google Play

Descarga ahora mismo la aplicacion de Belgrano.
¡Te informamos las noticias al instante!

#Fixture