Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

Belgrano de Cordoba - Soy Celeste

Belgrano igualó con Lanús en alberdi, sin abrir el marcador. Tuvo sus chances el pirata que lo buscó hasta el final. El equipo mejora. 

Son esos partidos de "ajedrez". Viéndolo desde la "Tomás Rodolfo Cuellar" alta, se pueden encontrar similitudes en el dibujo de los dos: El 4 4 2 de Belgrano se mueve en bloque. Solo rompen esa armonía las salidas de Ramis o de Sequeira o cuando bajan algunos metros Suárez o Guevgeozían. En Lanús, el bloque es parecido: un 4 3 3 pero con Lautaro Acosta que va y viene, sumándose al ataque en velocidad o retrocediendo en posición de volante por izquierda cuando el pirata tiene la pelota. 

En el primer tiempo, se estudiaron. Se controlaron. Hubo orden y control de pelota. Los dirigidos por Pablo Lavallén encontraron, por fin, un estilo de juego ordenado, paciente. Haciendo mover la pelota de una banda a la otra y filtrando pases hacia los delanteros sin abusar tanto del pelotazo. Busca, controla, vuelve hacia atrás con Lema y Godoy las veces que haga falta. Lanús practica un control parecido, con Marcone, enorme jugador, como eje del mediocampo. Va y viene aunque le imprime velocidad para desnivelar, aprovechando a Acosta y a Moreno por los costados.

Durante ese primer tiempo de juego, Belgrano tuvo sus posibilidades con disparos de Sequeira, uno a las manos de Andrada y el otro a centímetros del palo izquierdo del arquero visitante. También, el armenio Guevgeozían probó de cabeza después de un buen centro de Guidara. Más allá de eso, el pirata fue un poquito más que el rival, que esperó y apostó a salir de contra y en velocidad. 

Para la segunda etapa, fundamentalmente en los primeros 15`, las cosas cambiaron. Lanús aceleró apostando a las bandas y al desequilibrio de Acosta, principalmente. También tuvo sus oportunidades en buenos centros de Barrientos y en la gambeta de Silva, aunque sin profundidad. A los 5`, desde un corner, Lanús tuvo su chance después de un cabezazo de Silva que Lucas Acosta pudo tapar abajo, a centrímetros de la línea de gol. Belgrano respondió con la más clara del partido: A los 17`, mala salida de Lanús en el fondo, Sequeria aprovecha y queda mano a mano ante Andrada pero su remate se va apenas arriba del travesaño.

Los cambios de Lavallén y Carboni despejaron intenciones: el técnico pirata le dio minutos a Lugo en lugar de Ramis (en una función desgastante de ida y vuelta y corriendo a todos en el medio), después a Barbieri (salió Sequira) y casi al final ingresó el debutante Jonas Aguirre por Martínez Pintos. El DT de Lanús sacó a sus hombres de ataque - Denis y Moreno - y a su creador - Silva - para acomodar el mediocampo y ordenarse más cerca de su arquero. En la segunda parte de la etapa final, Belgrano buscó aunque sin claridad. Por el empuje de la gente. Desniveló por la izquierda con Benitez y Aguirre pero en cada centro encontró bien parada a la defensa rival. 

Fue empate y los dos relajaron los músculos de conformidad. Belgrano mostró tener un estilo de juego mejor amalgamado aunque depende, mucho, del desequilibrio de Suárez para generar peligro. El armenio Guevgeozían se peleó con toda la defensa granate. Solo con eso, demostró que puede vestirse de celeste. Lavallén deberá rodearlo mejor para que tenga sus oportunidades. Fue empate y estuvo bien. Queda mucho por delante.  

 

La #AppDeBelgrano

Disponible en Google Play

Descarga ahora mismo la aplicacion de Belgrano.
¡Te informamos las noticias al instante!

#Fixture