Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

Belgrano de Cordoba - Soy Celeste

Belgrano quedó eliminado de la Copa Argentina, después de perder con Atlanta por 2 a 1. Más de 10.000 piratas en Santa Fe para ver casi nada de fútbol. 

Un equipo amalgamado, con pelota al pie, desequilibrante, encarador, firme en defensa, con un gran arquero. Ese fue Atlanta, décimo en las posiciones de la Primera B Metropolitana, que en los últimos diez días perdió con Estudiantes de Buenos Aires y empató con Tristán Suárez. Ayer, pasó por arriba a Belgrano, que sigue sin encontrar el rumbo. Ganó bien el bohemio, jugó mejor, se quedó con el pase a cuartos y con la posibilidad de enfrentar a River el mes que viene. 

En 90 y pico minutos de juego, el pirata solo generó situaciones de gol desde afuera del área (buenos disparos de Lértora y Brunetta que controló bien Lugo, el arquero de Atlanta) o desde pelota parada (dos cabezazos de Lértora, el segundo fue gol, tras tiros desde el corner). Nada más. Méndez insiste con un sistema de juego que lo que menos genera son situaciones claras de gol. Que termina a los pelotazos para que Epifanio García pierda sistemáticamente. 

A ver. Tratemos de entender porqué el técnico repite el error de ubicar volantes por afuera para desequilibrar cerca del área rival pero que terminan haciendo el carril pero más cerca de la línea defensiva pirata. Esa confusión impide que Brunetta, por caso, juegue con la intención de desnivelar o de asistir a los delanteros para terminar retrocediendo en una función que no siente, que no sabe hacer. Lo mismo podríamos decir de Barbieri, antes Bandiera o Sequeira, hasta el mismo Amoroso que ayer jugó algo más de 60 minutos con el mismo desconcierto que el resto. 

Ayer, frente a un equipo humilde, Belgrano se mostró otra vez desordenado, sin juego, sin claridad. Fue al frente por las ganas de Lértora, la figura en el pirata. Después, otra vez chocar o pelotear sin precisión. Con Ortíz en un nivel bajísimo, con Amoroso preocupado por Miranda o Pedrozo, con Brunetta corriendo de acá para allá, impreciso, con Barbieri que sigue sin poder terminar bien una jugada. A todo ese caos, Atlanta lo enfrentó con intensidad y buen pie para ponerse dos goles arriba al inicio de la segunda etapa: goles de Pedrozo (55`) y Martínez (63`). 

Después, Atlanta pudo desnivelar pero prefirio esperar a Belgrano algunos metros más atrás. Así, el pirata chocó una y otra vez frente a los centrales del rival, tiró centros a cualquier parte y probó desde afuera del área sin precisión. Desconcierta este Belgrano. Preocupa al mundo pirata la inacción del técnico. La falta de ideas. El insistir con sistemas de juego que, está a la vista, no funcionan. El domingo, habrá que apelar a la mística. Fútbol no hay. 

Belgrano juega mal. No muestra un orden de juego, no hay desequilibrio. Repasemos: después de la pretemporada perdió bien con Banfield, empató con Defensores de Villa Ramallo, le ganó a San Martín de San Juan sin sobrarle nada, venció a Argentinos por un zapatazo de Epifanio, empató con Tigre y con Atlético Tucumán. Ayer perdió con Atlanta. El técnico no le encuentra la vuelta después de renovar gran parte del plantel. 22 puntos de 57 posibles en la Era Mendez: 5 victorias, 7 empates y 7 derrotas.  

La #AppDeBelgrano

Disponible en Google Play

Descarga ahora mismo la aplicacion de Belgrano.
¡Te informamos las noticias al instante!

#Fixture