Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

DURO DESAFÍO. El Pirata tendrá que enfrentarse al exigente equipo del Chacho Coudet, que pregona un fútbol atractivo y dinámico.

El flojo rendimiento de Belgrano en el torneo local lo ha depositado en un incómodo puesto 26, muy alejado de la zona de pelea por las copas. Es por ello que, ya sin Copa Sudamericana en el horizonte, todos los cañones del semestre apuntan a la Copa Argentina, en donde el Pirata está bien asentadito en semifinales y hasta el miércoles aguardaba a su rival, que resultó ser el aguerrido y vertiginoso Rosario Central.

No demoró mucho Eduardo Coudet en imprimirle al Canalla su filosofía futbolística. Rápidamente el mundo del fútbol se acostumbró al estilo atractivo y muy vertical de Rosario Central, que la temporada pasada logró trepar hasta los cuartos de final de la Copa Libertadores, redondear un aceptable campeonato doméstico y alcanzar la final de la Copa Argentina con Boca, recordada por el ya célebre arbitraje de Dario Ceballos, que cometió groseros errores a favor del Xeneize.

Es por ello que la obtención de un título se torno para Central, más que un objetivo, una obsesión. “Quiero ganar un título. Creo que las cosas van a llegar, todo a su tiempo”, supo decir Coudet. “Vengo a Central con la ilusión y el deseo de ganar un campeonato”, declaró, ni bien pisó suelo rosarino, el refuerzo estrella Teo Gutiérrez.

Si bien perdió jugadores claves y la versión de este semestre apenas es una copia pirata del anterior, la Academia rosarina plasmó en cancha el miércoles ante Boca el deseo que los protagonistas expresan. Tuvo la contundencia de un experimentado campeón de boxeo, que sabe cuándo y dónde golpear; defendió con mucha intensidad cuando el Xeneize se le vino encima; y, de a ratos, puso en exposición su juego vistoso que tantos elogios le valió hace unos meses.

Central tiene lo que Belgrano desea

Con altibajos, Central basa su firmeza en la vigencia de su identidad. Con altibajos, Belgrano extraña tener una.

Teté González y sus dirigidos tienen en claro a qué quieren jugar: salida clara desde el fondo, mucha posesión de bola y recuperación lejos de Olave.

“Contra Coritiba allá”, es la respuesta común de jugadores y DT cuando se les consulta por el rendimiento ideal. No obstante, la transición de la filosofía Zielinskista a la Gonzalista ha resultado más dura de lo previsto y el nivel en Brasil fue apenas un oasis en el desierto.

Por momentos, a veces muy esporádicos, Belgrano tiene espasmos del fútbol al que anhela llegar, pero la realidad general devuelve un híbrido que no convence.

El Pirata luce más incómodo cuando al frente tiene un rival que le otorga la pelota y se repliega en el fondo, estrategia que en el manual de Coudet no figura. La explotación de espacios, que seguramente dejará al descuido el Canalla, serán claves si Belgrano quiere llegar a la final.

La #AppDeBelgrano

Disponible en Google Play

Descarga ahora mismo la aplicacion de Belgrano.
¡Te informamos las noticias al instante!

#Fixture