Soy Celeste
El sitio de los Hinchas de Belgrano

Vaso medio vacío. El arquero de Olimpo tapó un par de pelotas increíbles. Frustró lo que podía ser el brindis anticipado de cumpleaños.

Por Jorge Nahum

Se imponía el brindis. Para pasar el mal trago de la derrota a manos de Vélez, para celebrar el primer triunfo en condición de local y para levantar la copa por anticipado por el aniversario Celeste, de este miércoles 19.

No pudo ser, culpa de Champagne. El uno de Olimpo hizo la atajada del campeonato en el cabezazo de Lollo, que parecía gol inexorable, y manoteó lo que debía ser gol de Carlos Bueno (casi imposible errarlo), sólo, con el arco a disposición y el arquero en el suelo.

Pero no se puede culpar sólo a Champagne. Es que Belgrano jugó su peor partido del torneo, regaló un tiempo en el que casi no llegó, salvo por esa monumental doble tapada del arquero del conjunto bahiense; en el segundo debió reacomodarse varias veces en cancha sin lograr hacer pie; y si empató fue más por un arresto que por una consecuencia lógica de su mejoría futbolística.

De todos modos, si se mira el vaso medio lleno, una vez más el Pirata logró remontar un partido de esos que parecen de un sólo gol. Le ocurrió contra Estudiantes, cuando estuvo a punto de perder el invicto y zafó por una guapeada del Picante Pereyra que terminó en penal. Y le pasó ante Olimpo, porque el gol de David Vega a 15 minutos del final, y sobre todo las escasas respuestas del equipo, llenaron de nubarrones el cielo Celeste, por lo que podría haber sido la segunda derrota consecutiva y la falta de victorias en casa.

El vaso medio vacío, sigue dejando un mal sabor en la boca, porque a Belgrano le continúan convirtiendo goles, como en todo lo que va del torneo; porque sigue siendo el conjunto con más impactos en contra (13) y porque su versión de equipo protagonista, con la ilusión de candidatearse al campeonato, ayer quedó lejos del Olimpo de los que pelean arriba.

No fue sólo culpa del Champagne. Al fondo, Belgrano sigue tambaleante; en el medio no encuentra un conductor designado, porque el Ruso puso a Márquez por derecha y el Cuqui está con el pie izquierdo por esa banda; y en la ofensiva Bueno se quiere beber de un sorbo el gol que tanto necesita, y se perdió uno imposible, con el arco para él sólo y el arquero a sus pies. Y en cuanto al Picante, goleador del Inicial y siempre amenazante en las áreas, por ahora está seco, salvo para los penales. Hasta protagonizó con Furios una de esas típicas riñas de bar.

Sabor a poco. Belgrano traía resaca de Liniers y el dolor de cabeza se profundizaba por el gol de Olimpo, que tenía sabor a derrota, y para colmo por obra de un ex Talleres como Vega.

En uno de sus pocos momentos de lucidez, armó el empate con un Lechuga Maggiolo que generalmente paga la vuelta y acertó una vez más, ante un Champagne que ostenta una de las vallas menos vencidas.

Este envase del Belgrano cosecha 2014 no se termina de acomodar al paladar de sus hinchas, que saboreaban la ilusión de un mayor protagonismo y festejar el Cumple 109 con el equipo más arriba. No hubo brindis, apenas un trago apurado al final.

13

Los goles recibidos. Belgrano continúa con la valla más vencida del torneo, con 13 impactos. Le convirtieron en los ocho partidos.

La #AppDeBelgrano

Disponible en Google Play

Descarga ahora mismo la aplicacion de Belgrano.
¡Te informamos las noticias al instante!

#Fixture